Gracias a las facilidades que tenemos hoy en día, viajar a países lejanos con climas diferentes al nuestro ya no es tan difícil. Sin embargo, hacerlo puede implicar algo más que un simple viaje divertido y apasionante. Hablamos de las enfermedades tropicales infecciosas más comunes. Recuerda además que en nuestra escuela podrás encontrar el Máster en Enfermedades Tropicales Infecciosas, con el que podrás especializarte en este sector.

Enfermedades tropicales más importantes

Antes de explicar una a una las enfermedades más comunes en los países tropicales, debemos saber qué son exactamente. Estas patologías son enfermedades óptimas para prevalecer en zonas cálidas y húmedas, por lo que están muy presentes en los países tropicales y subtropicales de la Tierra.

Así, las principales enfermedades tropicales del mundo son:

Dengue

Esta enfermedad vírica tiene síntomas parecidos a los que podría producir una gripe común. Sus síntomas aparecen de cuatro a diez días e incluyen dolores articulares, dolor de cabeza, sangrado o graves daños en los órganos. Su transmisión es a través del mosquito Aedes Aegypti y se trata de una patología que puede llegar a producir la muerte. Suele estar presente en zonas urbanas de Sudamérica, Centroamérica, África y el Sudeste asiático.

Tratamiento: No existe actualmente un tratamiento específico para esta enfermedad.

Ébola

El Ebolavirus se transmite a una persona a través de un animal o persona previamente contagiados. Con una tasa de mortalidad del 50%, esta enfermedad infecciosa tropical es grave y no se incuba entre 2 días y 20 días después de la infección. Aun así, solo se contagia cuando los síntomas ya son evidentes. Entre su cuadro sintomatológico aparecen vómitos, debilidad, diarrea, erupciones en la piel y disfunciones orgánicas.

Tratamiento: El paciente recibe tratamientos sintomáticos, aunque no existe tratamiento específico para esta enfermedad.

Fiebre amarilla

El mismo mosquito que transmite el dengue puede transmitir también la fiebre amarilla, que obtiene su nombre por el color amarillento que adquieren los infectados. Sus síntomas son fiebre, vómitos recurrentes, ictericia en algunos pacientes y cefaleas y dolores musculares. Aunque no suele ser una enfermedad grave, algunos pacientes presentan síntomas muy severos. En estos casos, fallecen la mitad de los pacientes en un plazo de una o dos semanas.

Tratamiento: Como en otras enfermedades tropicales, el tratamiento consiste en paliar los síntomas, ya que no existe una fórmula especialmente diseñada para la fiebre amarilla.

Malaria

El mosquito Anopheles es el encargado de transmitir el parásito que causa la malaria, enfermedad presente en todo el mundo menos en el continente europeo. Escalofríos, fiebre, shocks, insuficiencia hepática o renal y trastornos del sistema central son sus síntomas. La OMS calcula que al año perecen un millón de personas a causa de esta enfermedad, el 70%, niños.

Tratamiento: Al existir varios tipos de malaria, pueden existir varios tratamientos para esta enfermedad. Sin embargo, los profesionales suelen acudir a los fármacos antipalúdicos, que luchan contra el parásito principal de la infección: el Plasmodium.

Cólera

El agua, los alimentos y el contacto oral son las vías de transmisión del cólera. Una enfermedad bacteriana que se manifiesta sintomáticamente entre las 12 primeras horas y los 5 primeros días de ser contagiado. Aproximadamente esta enfermedad produce fuertes diarreas y afecta a entre 1,3 y 4 millones de personas al año en todo el mundo. De estas, la OMS estima que podrían fallecer entre 21.000 y 140.000 personas.

Tratamiento: Antibióticos, reemplazamiento de líquidos para evitar la deshidratación y suplementos de zinc.