En una cínica veterinaria hay muchas cosas que son imprescindibles, des de instrumental veterinario hasta técnicas para tratar a los clientes y a los animales. Puedes descubrir muchas cosas más formándote con el Máster en Farmacia Veterinaria.

Instrumental que necesita una clínica veterinaria

Uno de los productos más importantes para un veterinario es el conjunto veterinario. Se trata de un maletín en el cual encontramos el material imprescindible para llevar a cabo distintos trabajos. Son productos para un uso continuado y habitual. Vamos a ver algunos de manera detallada algunos instrumentos:

  • El Estetoscopio. También puede llamarse fonendoscopio y es un producto acústico que se usa en todas las áreas de la medicina. Es una parte fundamental que necesita toda clínica veterinaria y sirve para auscultar y escuchar los sonidos internos de los animales.
  • Lámpara frontal. Una lámpara frontal con luz LED nos da toda la luz que necesitamos en momentos complicados. El diagnóstico más eficiente lo logramos con productos que nos ofrezcan el mayor rendimiento de luz con articulación flexible.
  • Otoscopios especializados. En una clínica veterinaria, un otoscopio debe ser fácil de utilizar durante la operación o el reconocimiento.
  • Termómetro. Sirve para tomar la temperatura de los animales. De esta manera podemos saber si el animal se encuentra mal por alguna infección o enfermedad.

Técnicas que podemos usar en una clínica veterinaria para mejorar la atención al cliente

Un protocolo veterinario también incluye la atención normalizada de los clientes. Debemos satisfacerlos con una buena relación comercial a través de la labor con sus mascotas. La mayoría de las veces que vamos a una clínica veterinaria no lo hacemos por una buena razón, sino que tienen que ver con situaciones problemáticas que nos generan cierta ansiedad. Por este motivo deberíamos marcarnos unos objetivos a cumplir en cada una de las visitas:

  • Generar una experiencia agradable. Debemos procurar que todos los elementos como el teléfono, la recepción, los procesos administrativos, etc. sean los más agradables y eficientes posible para los clientes.
  • Proporcionar tranquilidad mental. Los clientes que llegan con sus mascotas no están precisamente contentos y alegres. Así que debemos transmitirles la certeza de que ha tomado una buena decisión al confiarnos la salud de su mascota. Queremos que el cliente se sienta seguro confiándonos su mascota y transmitirle que la trataremos con toda la profesionalidad y cariño posible.
  • Comunicarles de manera correcta el valor del servicio prestado. El cliente debe saber y comprender los beneficios que tanto él como su mascota están recibiendo a cambio de su dinero. De esta manera sentirá satisfacción hacia el servicio.

Si procuramos cumplir estos objetivos con nuestros clientes, les provocaremos confianza y satisfacción, cosa que hará que nuestra clínica veterinaria esté bien valorada de cara al exterior.