Si has llegado hasta aquí es que estás intentando saber qué son las lentillas progresivas, para qué sirven y cuáles son sus beneficios. ¡Has acertado! Te lo contamos todo sobre estas lentes de contacto y te invitamos a consultar nuestro curso Técnico Auxiliar de Farmacia + Técnico Auxiliar de Óptica.

Lentillas progresivas: qué son

Este tipo de lentes de contacto, que también se conocen como lentillas multifocales, son un tipo de producto parecido a las gafas progresivas. Gracias a sus múltiples beneficios, esta opción está ganando cada vez más adeptos. A pesar de que aún son muy novedosas, a diferencia de otros productos ópticos, esta opción se dirige a casos menos communes.

Las lentillas progresivas son lentes que se colocan, como las otras, directamente en la superficie del ojo Aun así, están ideadas para que los ojos puedan ver tanto de cerca como de lejos. Es decir, se dirigen especialmente a las personas que padecen problemas refractivos (miopía) y vista cansada (presbicia) a la vez.

Beneficios de las lentes progresivas

Las lentillas son beneficiosas para aquellas personas que deben llevar gafas progresivas. Es, por lo tanto, un método que soluciona uno de los problemas de visión que más sufren las personas adultas mayores de 45 años generalmente.

Su mayor beneficio es que permiten que las personas que sufren vista cansada y miopía puedan ver a la perfección tanto de lejos como de cerca. Son por lo tanto, una solución a muchos problemas,

Además de sustituir a los cristales, estas lentes de contacto progresivas también pueden ser usadas de manera puntual. Por ejemplo, hay personas que las reservan para eventos especiales y, para uso diario, utilizan unas gafas.

Tipos de lentillas progresivas

Tal como ocurre con las lentes de contacto «normales», las lentillas progresivas también presentan una gran variedad de tipos. Así, el beneficio para el usuario es que puede elegir el material que mejor se adapte a sus necesidades y comodidad.

Generalmente, las lentes se diferencian entre ellas por su duración y por su material de composición. Así, por ejemplo, pueden encontrarse lentillas de un solo uso o, por lo contrario, lentes progresivas de duración semanal.

Cada una de ellas es única y se adapta a unas necesidades en concreto. De ahí que lo mejor para elegir su tipología acudas a un especialista en óptica.